Mostrar barra lateral
CHAMPÚS SIN SULFATOS CONTRA EL VIRUS

La llegada del coronavirus ha puesto nuestras vidas patas arriba. La preocupación de minimizar el posible contagio y un lavado excesivo con jabón, sobre todo en las manos y en el pelo, han provocado que, tras casi dos meses cuarentena, notemos que estas zonas estén más resecas de lo habitual.

La OMS (Organización mundial de la Salud) declara que para la eliminación total del virus hay que lavarse la manos. Como todas ya sabréis a estas alturas de la película.

Muchas de vosotras me preguntáis sobre los champús sin sulfatos y si son eficaces para matar el SARS-CoV-2, el virus que genera la enfermedad del Covid-19. Los lavados continuos tras salir a la calle para eliminar el posible contacto con el virus hace que nos planteemos qué champú es el idóneo para ello.

¿LOS CHAMPÚS SIN SULFATOS CONTRA EL VIRUS SON EFICACES?

La respuesta es SÍ. Todos tienen la misma función: limpiar. Aunque hay diferencias en cuanto al cuidado de la piel y del cabello.

Para matar al virus de las manos podemos usar estos productos limpiadores: Jabón "syndet" o "sin jabón"; geles con tensoactivos; pastilla de jabón (o la típica que hacían nuestras abuelas con sosa) o gel desinfectante hidroalcohólico.

El hecho de que tengamos que lavarnos con más frecuencia el cabello, debe priorizar que, como todos limpian y matan por igual al coronavirus, escojamos el producto que menos dañe a nuestro cabello, ya que estos lavados excesivos van a provocar que lo resequen.

Tanto el jabón como ciertos sulfatos pueden llegar a limpiar demasiado debido a sus propiedades químicas, eliminando el manto lipídico que protege la piel, pudiendo irritar y alterar el pH.

¿QUÉ SON LOS TENSOACTIVOS?

Los tensoactivos son agentes de limpieza que sustituyen al jabón. Estos son capaces de disolver las grasas no solubles en agua, como las impurezas y residuos se unen al cuero cabelludo y al cabello.

Los tensoactivos están compuestos por una cadena lipídica de hidrocarburos con un extremo polar y uno no polar. La parte polar es afín al agua y la parte no polar es hidrófoba.

Como he comentado, los más famosos son los sulfatos, pero hay muchos más. Se clasifican según la carga eléctrica de su parte polar y hay cuatro grupos: aniónicos, catiónicos, anfóteros y no iónicos.

champús sin sulfatos contra el virus

TENSOACTIVOS ANIÓNICOS

Se caracterizan por su carga negativa de la parte polar. Son prácticamente los únicos tensoactivos que se pueden usar solos en un champú sin necesidad de otros. 

Poseen una excelente capacidad de limpieza y generan bastante espuma. 

Algunos ejemplos:

  • Sodium lauryl sulfate, y el que salió después para hacerlo menos agresivo; Sodium laureth sulfate
  • Ammonium lauryl sulfate y este igual se modificó para hacerlo menos irritante
  • Sodium coco sulfate

Considerados menos irritantes que los anteriores:

  • Sodium cocoyl isethionate, es el que usamos como agente limpiador principal en los champús
  • Sodium lauroyl glutamate
  • Sodium cocoyl glutamate
  • Disodium laureth sulfoccinate

TENSOACTIVOS CATIÓNICOS

Son compuestos de amonio cuaternario que su grupo polar hidrófilo está cargado positivamente.

La fibra capilar tiene una carga negativa por lo que estos tensoactivos catiónicos se unen al cabello y permanecen después del enjuague. 

Cuanto más dañado esté el cabello hay mayor cantidad de cisteína, y un mayor número de grupos ácidos con carga negativa y, por lo tanto, absorbe más compuestos de amonio cuaternario que el cabello intacto. Por eso se usan como agentes acondicionadores para facilitar el desenredado, tienen propiedades antiestáticas, son limpiadores deficientes y no hacen espuma.

Los catiónicos son irritantes potencialmente fuertes y se usan junto a tensoactivos no iónicos para hacer champús menos irritantes, para cabellos químicamente tratados o muy secos.

Son incompatibles con los aniónicos por lo que se limita su uso con estos tensoactivos.

Algunos ejemplos de más a menos adherencia al cabello:

  • Guar hydroxypropyltromonium chloride
  • Cetrimonium chloride
  • Behentrimonium chloride
  • Behentrimonium methasulfate*
  • Stearamidopropyl Dimethylamine*

*Estos componían la formulación anterior de la certificación del acondicionador como mascarilla. Se reformuló para poder certificarlos como bio, ya que estos ingredientes no son permitidos. Pero estamos valorando recuperar la fórmula original para hacer una línea para cabellos dañados y muy secos.

Ciertos polímeros catiónicos como los polycuaterniums pueden causar acumulación en ciertos cabellos.

 

 

¿QUÉ OCURRE CON EL COWASH?

Si el producto sólo contiene tensoactivos catiónicos y en su formulación no aparece de los otros grupos, lo ideal es alternarlo con un champú con mayor poder de limpieza si queremos solubilizar el virus.

TENSOACTIVOS ANFÓTEROS

Contienen grupos polares hidrófilos con carga negativa y positiva. 

Se comportan como agentes catiónicos si hay valores de pH bajos y si hay valores de pH más altos como agentes aniónicos. Por lo que se encuentran en ambos bandos.

Si estos los usamos junto a otros tensioactivos aniónicos forman complejos que reducen su tendencia a unirse a las proteínas, para optimizar los champús aniónicos y hacerlos más tolerables a la piel como la fibra. 

Algunos ejemplos son:

  • Cocamidopropyl betaine
  • Coco betaine
  • Disodium Cocoamphodiacetate
  • Babassuamidopropyl betaine

Estos son adecuados para usar en champús suaves.

TENSOACTIVOS NO IÓNICOS

Su grupo polar no tiene carga y por lo tanto son compatibles con todos los demás tensoactivos. 

También son los más suaves; son buenos limpiadores con propiedades de dispersión y emulsificación, pero no hacen mucha espuma. 

Al igual que los tensoactivos anfóteros, sirven para mejorar la tolerabilidad en limpiadores muy suaves como los champús para bebés.

Algunos ejemplos:

  • Coco glusoside, este es el segundo tensoactivo que utilizamos en los champús sólidos para suavizarlo
  • Lauryl glucoside
  • Decil glucoside
  • Caprylyl/Capryl Glucoside

EL PH: CUERO CABELLUDO Y CABELLO

El pH natural del cuero cabelludo es un poco ácido (entre 4.5 a 5.5) y la fibra un poco más ácida. Si realizarnos tratamientos capilares químicos como coloración o decoloración, o incluso el propio lavado con champús alcalinos, puede producir cambios en el equilibrio de nuestro pH.

Podemos encontrar champús con un pH un poco alcalino (≈pH 7) formulados para hacerlos similares al lagrimal de los ojos y no escuezan; los famosos sin lágrimas para los más peques. En edad adulta no es recomendable si queremos tener un cabello sano y balanceado.

El cuero cabelludo genera grasita conocida como sebo, este sebo ligeramente ácido nos protege contra hongos y bacterias, dejando la cutícula bien cerrada y saludable. Por tanto, el uso de champús alcalinos pueden aumentar la carga eléctrica negativa de la superficie de la fibra capilar y, por lo tanto, aumentar la fricción entre las fibras y abrir la cutícula, llegando a producir sequedad y cabello quebradizo.

El virus Covid-19 está recubierto por glicoproteínas que le dan esa forma característica de corona y una envoltura lipídica (grasa).

Como vemos, es importante que utilicemos champús que respeten el pH natural y no nos resequen y alteren el cuero cabelludo y, al mismo tiempo, sean capaces de eliminar cualquier virus como el coronavirus o la gripe entre otros que están recubiertos por lípidos.

Nuestros champús sólidos contienen un tensoactivo aniónico considerado más suave y otro no iónico para suavizar su tolerabilidad en la piel. Están formulados y ajustados para que tengan un pH similar a la piel del cuero cabelludo.

Aún teniendo un pH óptimo 5.5, si tomamos el pH desde la pastilla tiene un pH 4.5 para que cuando lo mojemos con agua a pH 7 tenga un pH óptimo al del cuero cabelludo que va entre los valores 5 a 6.

Este pH es ideal para nuestro cabelludo, pero la hebra al ser un poco más ácida es algo más alcalino pudiendo sentirse un poco áspera la fibra. Por eso siempre usarlos en la raíz, no frotar ni estos ni ningún otro champú en el cabello y recomendamos usar acondicionador en la fibra ya que tiene un pH mas ácido y podemos protegerlo a la vez que suavizar.

Para buscar un champú idóneo lo haremos según sea nuestro cuero cabelludo, entre dos similares o que puedan adaptarse bien, podremos elegir uno que también sea de tratamiento.

¿CÓMO ACTÚAN LOS CHAMPÚS SIN SULFATOS CONTRA EL VIRUS?

Los champús sin sulfatos y con otros tensoactivos son capaces de eliminar también la capa lipídica (grasita) que rodea al virus y neutralizarlo.

champús sin sulfatos contra el virus

Gracias a la estructura química de los tensoactivos, esta se vuelve esférica con un exterior hidrófilo, que se puede enjuagar con agua, y un interior hidrófobo donde se unen las grasas y los residuos.

Al disolver esa grasa de la envoltura vírica conseguimos que el virus deje de ser viable y sea arrastrado por el agua de lavado.

Lava cuando lo necesites. Sin embargo, si estás trabajando en los servicios sanitarios, y como el riesgo de contagio aumenta, es necesario un lavado diario.

Por tanto, lo ideal es utilizar productos con un pH más cercano a tu pH de la piel y capilar ya que son los más respetuosos.

ASÍ SE USAN LOS CHAMPÚS

Frota la pastilla en el cuero cabelludo de forma circular sin alborotar el cabello para no enredarlo, si aún así ocurre puedes frotar de forma vertical como si estuvieras peinando. O consigue espuma en tu mano y aplica sobre el cuero cabelludo.

Masajea durante 1 o 2 minutos para un buen lavado del cuero cabelludo con movimientos enérgicos con las manos, sin olvidar la nuca y el área de detrás de las orejas.

La espuma generada será suficiente para lavar la fibra. Puedes hacer scrunch si quieres lavar la fibra más en profundidad o aclarar muy bien, y la espuma del aclarado lavará el resto.

LA HIDRATACIÓN ES LA CLAVE 

Para hidratar el cabello es importante usar siempre un acondicionador, para protegerlo de la sequedad. Incluso se pueden usar acondicionadores sin aclarado para dejarlo puesto y que este selle el cabello y retenga mejor la hidratación.

Además es recomendable que una vez por semana nos apliquemos una mascarilla rica en aceites para hidratar en profundidad. Estas hidratan y aportan la oleosidad que necesita el cabello.

Al igual que en el cabello, las manos y piel tienen que ser hidratadas con cremas que nos ayuden a restaurar nuestra barrera lipídica.

 

REFERENCIAS

Brote de enfermedad por coronavirus (COVID-19). Organización Mundial de la Salud, 8 mayo.

Chemical and Physical Behavior of Human Hair. Robbins, von Clarence R. s.l. : Springer, 2012.

The Shampoo pH can Affect the Hair: Myth or Reality? Maria Fernanda Reis Gavazzoni Dias, Andréia Munck de Almeida, Patricia Makino Rezende Cecato, Andre Ricardo Adriano, and Janine Pichler. s.l. : Int J Trichology., 2014 Jul-Sep, Vols. 6(3): 95–99.

Shampoos: Ingredients, efficacy and adverse effects. Trüeb, Ralph M. s.l. : J Dtsch Dermatol Ges., 2007 May, Vols. 5(5):356-65.

Shamposs. Bouillon C. Clin Dermatol 1996 ; 14 : 113 - 121.

Pro and Contra of Cleansing Conditioners. Dias, Maria Fernanda Reis Gavazzoni. s.l. : Skin Appendage Disord., 2019 Apr, Vols. 5(3): 131–134.

Healthy hair: what is it? RD, Sinclair. s.l. : J Investig Dermatol Symp Proc., 2007 Dec, Vols. 12(2):2-5.